Tendencias en Vídeo de boda

¿Que estilo de vídeo quiero para mi boda?

Hoy en día el vídeo de boda no es como hace años atrás, hay nuevas herramientas que permiten hacer trabajos de gran calidad técnica, pero, no nos equivoquemos, no es tan importante la cámara y sus accesorios como el ojo que hay detrás del visor, debemos entender que hoy en día los profesionales que nos especializamos en contar la boda con el vídeo no somos como hace muuuchos años “el del vídeo” que iba con el fotógrafo en ese pack especial de fotos y vídeo, esas personas que no conoces hasta que entran por la puerta, que has visto vídeos que te han enseñado pero no sabes si lo ha grabado esa persona u otra persona que en su día acompañaba a tu fotógrafo, no hay que pasar por alto a los profesionales que dedicamos en exclusiva nuestra empresa a este motivo, a contar vuestras histórias en movimiento, lo que intentamos los videografos es ir mas allá del instante donde la luz es idónea y el gesto es el adecuado para el momento, queremos darle continuidad, sonido, devolverle vida, ver la acción de principio a fin, queremos que el recuerdo quede grabado y lo podáis revivir tal y como sucedió una y otra vez, que dentro de cierto tiempo volváis a escuchar las voces de aquel día, veáis las mil cosas que sucedieron alrededor vuestro y todo ello con movimiento.

Por lo tanto, hoy en día debemos diferenciar al profesional del vídeo actual al de antaño, hace muchos años el fotógrafo de boda pasó de ser el retratista que manejaba con habilidad los químicos para pasar a ser un narrador de momentos especiales, creo que ahora le ha llegado el momento al vídeo de boda, creo sinceramente que ya no basta con ser esa persona que va con el fotógrafo y se dedica a captar cosas, creo que la profesión de videógrafo o realizador de boda ha sufrido el cambio y ahora podéis encontrar vuestra historia y vuestro momento bien contado tanto en una fotografía como en movimiento, creo además que hay que valorar positivamente que se desligue la figura del fotógrafo con el videógrafo, es muy bueno poder optar a ese ojo que sabe fotografiar tal y como a ti te gusta y poder elegir a ese otro ojo que sabe narrar tu historia con movimiento, y no siempre encuentras a los dos profesionales en el mismo proveedor, ¿porque conformarte con “el del video” que te incluye el fotógrafo en su superpack económico?

Hay que ver el material, ver si te toca el corazoncito, y si lo hace y no es tu boda, imagínate cuando te veas a ti mismo, ¿no sería estupendo? Es necesario que tengáis la libertad de elegir a vuestro realizador a vuestro narrador omnisciente, a esa mirada, si lo haces con la fotografía, hoy en día tienes también la suerte de poder hacerlo con el vídeo.

Por lo tanto hay que conocer también que estilo quiero para mi vídeo, al igual que hay parejas que les encanta hacerse fotos con grandes poses y hay otras parejas que eligen naturalidad, hay parejas que quieren una película y otras que no, pues vamos a explorar las tres grandes tendencias de vídeo actual.

Tres grandes categorías, la película de vuestro día, el documental en primera persona y el documental en tercera persona.

Las tres tendencias tienen en común el uso de las nuevas herramientas, las nuevas cámaras de fotografía que graban con excelentes prestaciones y calidades, además del uso de ópticas luminosas que permiten adaptarnos a condiciones de luz adversas y dotar a las imágenes que se producen de un característico look que lo separa de la imagen antigua de vídeo, acercándolo a la cinematografía. Ademas de la cámara y las ópticas también usamos otras herramientas, como estabilizadores, sliders, grabadoras de sonido, antorchas con tecnología led, drones… Toda una serie de equipamientos que nos dan la opción de trabajar fácil, rápido y con excelentes resultados.

Pero ahora bien, que usemos estas herramientas no quiere decir que todos veamos la boda de la misma manera, al igual que en la fotografía, donde encontramos compañeros que hacen grandes trabajos de posado, que son prácticamente fotografías de moda, y compañeros que hacen sus dotes de reporteros gráficos el arte y base de su narración, en el vídeo de boda nos sucede lo mismo, tenemos tres grandes maneras de narrar una historia amor, la cinematografía de boda, el documental en primera persona y el documental en tercera persona.

Veamos pues las diferencias entre estas tres grandes tendencias.

Empezaremos con la cinematografia de bodas, esta tendencia es muy reconocible, los realizadores que hacen este tipo de vídeos suelen usar una narración visual muy plástica, se suele buscar siempre el gran plano, la estética en todos y cada uno de los momentos del video, se usa todo tipo de estabilizadores de imagen para tener un plano que se asemeje a las filmaciones de las películas, también se suele guionizar un poco el día de la boda, se llegan a planificar ciertos momentos para conseguir ciertos elementos o momentos específicos, por ejemplo, hacer mini secuencias con gran calidad visual en que el novio o la novia van por un pasillo con su traje, o entran a una habitación y hacen una determinada acción planificada, hay parejas que buscan este tipo de producto, buscan ser actores por un día y hacer todo aquello que sea para conseguir el plano deseado por el realizador para narrar esa historia, se suelen hacer casi siempre en este tipo de productos unas prebodas de vídeo muy trabajadas estéticamente y el mismo día de la boda en el paseo de fotos también se suele consumir tiempo para que el realizador pueda hacer sus planos con poses y estabilizadores o drones, es una tendencia que tiene un publico muy especifico, parejas que están dispuestas a perder cierta frescura en pro de la estética, en pro de la película de su boda, pero siempre contando su día como una película.

Otra tendencia a mencionar es la del documental en primera persona, aqui al igual que el anterior hay cierta guionización del día, hay cierto tiempo que el realizador consume del día de la boda para hacer una visual de la pareja, de la familia, pero a través de mini entrevistas a los familiares, a los novios, también se invita a los novios a escribir ciertas cartas donde se expresan sus sentimientos y se les graba leyéndolas y escribiéndolas, es un recurso del documental ficcionado que tiene como finalidad contar unos sentimientos desde una voz, la voz de los propios novios que se prestan a contar su historia de amor en su vídeo, ademas el realizador se centra en lo que acontece en el día de la boda con su particular mirada, y hay veces que también puede usar posados o herramientas como drones o steady cams para ilustrar esos pasajes mas guionizados.

La tercera tendencia, en la que nos incluimos nosotros, es la del puro documental narrado en tercera persona, esto que quiere decir, pues bien, con las herramientas que hoy en día tenemos a mano los realizadores, dejamos que la magia del día suceda delante de nosotros, no guionizamos nunca nada, no se manipula nunca las situaciones, se deja siempre todo al ritmo de los novios, de la familia, de los amigos, dejamos que el sonido sea puro y que los novios expresen lo que quieran, si cuentan algo, es por que les nace, el momento de los posados se deja siempre al fotógrafo trabajar y se cazan las acciones, las risas y las situaciones que se producen en un día tan especial como es vuestra boda, la finalidad es de ver todo lo que sucede desde fuera sin interceder para que la realidad del momento perdure en el vídeo por siempre, para que al dar al play veáis vuestra boda, tal y como sucedió sin artificios.

Esta es mi apreciación personal después de hacer una análisis de las corrientes de vídeo de boda que hay en españa y en el extranjero, no hay ninguna mejor que otra, solo hay una que es la que importa, la que a vosotros os encaja, esa es la que deberéis elegir, la que sea fiel a vuestra forma de ser.

Espero haber ayudado un poquito con este artículo, por si tenías alguna duda, ahora ya podéis buscar vuestro estilo.

Lluís Cubedo. Realizador de SpurnaWedding.